sábado, 16 enero, 2021

desde 1990

Santa Rita, Santa Rita, lo que se da no se quita: Carta abierta a la magistrada Sagrario Tovar

Comparte esto:

Señoría: ¿De verdad puedes irte de vacaciones con la conciencia tranquila desestimando un derecho fundamental adquirido de un trabajador que lo disfrutó durante dos años y medio y se le arrebató unilateralmente?

Lo que se hereda no se roba y Santa Rita, Santa Rita, lo que se da no se quita, Sagrario.

Señoría, el trabajador sólo quiere recuperar la conciliación familiar. ¿No te quedó claro?

No es que la pida, que estaría en su derecho, sólo quiere que se la devuelvan, porque se la arrebataron sin más, lo que le ha venido ocasionando impotencia, daño psicológico y sufrimiento a él y a su hijo.

Tú sentencia es leonina, Sagrario. La pongo en tela de juicio con tristeza por cuanto es un retroceso de los derechos que nos hemos dado los trabajadores.

https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1999-21568

El dato empírico es que Bentejui Motas lo que pide es que le devuelvan el cuadrante laboral adaptado a la conciliación familiar que venía disfrutando hasta hace un año. No pide trato de favor, turnos especiales, ni cuadrantes a la carta. Sólo mantener el que tenía hasta el año pasado que le permitió la conciliación familiar con su hijo durante dos años y medio. De verdad, Señoría: ¿Tanto cuesta entenderlo?

No tengo dudas de que el TSJC por higiene judicial tumbará la sentencia. Lo que no sé si de paso te dará con un repaso, una lección gratis de pedagogía jurídica y de garantizar y preservar los derechos fundamentales de los trabajadores, por encima de las empresas y de las instituciones.

OTRO SI DIGO: Cualquier parecido a la realidad de la foto (nuestro eterno Baraguá y la magistrada firmando la sentencia con los ojos vendados y un puñal en la mano), no es coincidencia. Es real como la sentencia misma.

Santa Rita, Santa Rita, lo que se da no se quita.

Ut supra.

Manuel Ramón Santana

Florentino López Castro

Florentino López Castro

8 comentarios en «Santa Rita, Santa Rita, lo que se da no se quita: Carta abierta a la magistrada Sagrario Tovar»

  1. La partida no se juega así. Tenias que haber esperado a lo que diga el TSJC. Y que conste que yo apoyo tu reclamación, pero no has tenido en cuenta que la justicia en España, esta supeditada a decisiones políticas, que en este caso no las llego a vislumbrar, pero que no dudo en su existencias.

    Responder
  2. Bentejui no es logico que salgas criticando a una Jueza porque se te haya permitido hacer ilegalidades, pues en la sentencia queda claro lo que pretendes es ir a trabajar cuando tu quieres en fin …

    Adaptarse a lo que hay, si no haberte presentado a otro oficio

    Responder
  3. Me gusta este medio que habla de derechos y libertad y luego no suben los comentarios críticos, libertad de que….., jajajajaj, es de risa.

    Responder
  4. Esto más parece una “vendetta” de la mediocridad municipal. Es cierto que no se puede elegir el horario y menos en ese trabajo, pero también es cierto que otras-os funcionarias-os disfrutan de horarios flexibles capaces de conciliar la vida, sobre todo en un servicio de 24h., posibilidades sobran. La normativa laboral lo reconoce y lo apoya.
    Otro tema es la desgracia de caer en manos de una magistrada muy particular, que es capaz, sin despeinarse, de “otorgarle” una propiedad del Dominio Público a unos particulares que actualmente la explotan como destino turístico, por supuesto ilegal. Con alevosía, premeditación y dolo…algo tendrá que decir el C.G.P.J. al tema, esperemos. Aunque no me fío de la actual justicia española hay cosas tan evidentes que es imposible disimular.

    Responder
  5. Don Germán, demuestra usted lo que es cuando escribe eso de terminar las palabras con OS y AS. Me parece mentira que venga usted a cantar las gilipolleces implantadas por el Bob Esponja ese de z-ETA-p, con eso de lo políticamente. Por si usted no lo sabe, yo tengo el placer de aclararle:
    ¿QUE SIGNIFICA SER POLÍTICAMENTE CORRECTO?. RENUNCIAR A TU PROPIO CRITERIO PARA CONSEGUIR LA FALSA ACEPTACIÓN DE UNA MAYORÍA DE IMBÉCILES. ¿Lo tiene claro, pues ahora dejarle claro, que las sentencias se acatan, otra cosa muy distinta es estar de acuerdo con ellas y en el caso que usted ajusta al final de su comentario, decirle, que aclárelo, para que todos sepamos de que habla.

    Responder
  6. Don Guanarteme, creo que esta usted cometiendo un error, vuelva a enviarlo, que lo mismo se perdió en la marea, sea usted bueno. A mi nunca me han censurado nada de lo que comento o escribo, y mira que suelo meter el dedo en el ojo de mas de uno.

    Responder
  7. Sr. Doramos no le termino de entender, ¿me propone usted que escriba mal para que se me entienda?. No no lo tengo claro. Si lo primero con lo de “mayoría de imbéciles” no me parece apropiado, más bien una salida de tono que No le disculpo, en lo segundo de lo de “las sentencias son para acatarlas y punto”lo entiendo menos.
    Escribe usted, según mi criterio, como un grosero chillón pidiendo respuesta, buscando bronca y mi tiempo no está para darle ese placer. Si en alguna ocasión decide avenirse a un trato respetuoso y cordial estaré encantado de debatir con usted.

    Responder
  8. Don German, si lee usted bien, yo no le llamo a usted, imbécil. Llamo imbéciles a los que se buscan imponer una gramática ilógica con nuestra lengua.Lo que le estoy diciendo es que escribir bien es un lujo del que tenemos que agradecer a la gramática castellana.
    He escrito, “que las sentencias se acatan, otra cosa muy distinta es estar de acuerdo con ellas”, no le pongo la coletilla de “Y PUNTO”, todo lo contrario, le doy paso a usted para que desarrolle su opinión sobre la misma.la misma.
    Escribo como me parece bien, estoy en mi derecho a ello. ¿Grosero?, puede ser, pero solo con quien se lo merece. ¿Chillón?, creo que para ello, en la red se debe escribir todo en mayúsculas y no es esa mi afición, chillare cuando lo crea conveniente, tambien si tengo que pedirle permiso, apagaré la luz y cerrare la puerta, pero mientras no ocurra ello, seguiré al pie del cañón.
    Creo que hasta ahora no le he faltado al respeto, pero tiene usted todo el derecho del mundo, para pensarlo así, no seré yo quien se lo niegue.

    Responder

Deja un comentario