martes, 15 junio, 2021

desde 1990

CAOS EN EL SERVICIO DE LIMPIEZA DE TELDE: DESMONTANDO MENTIRAS

Comparte esto:

El servicio de limpieza en Telde es cada vez más deficiente. Las quejas de los ciudadanos son constantes y no hay un solo barrio en la ciudad que no manifieste públicamente su repulsa por la suciedad que se acumula en sus calles y barrios. El evidente riesgo de alarma sanitaria en Telde en plena pandemia de Covid-19, ha motivado que ONDA GUANCHE ofrezca un minucioso trabajo periodístico que desvela las claves de uno de los episodios más negros de la política local. Un documento informativo sin desperdicio que pone cara a los actores principales de esta problemática palmaria: Telde es el municipio más sucio de Gran Canaria. Este trabajo periodístico tiene como fin, ilustrar y clarificar los hechos acontecidos en relación con el contrato de la prestación del servicio público de limpieza viaria, playas, recogida de residuos urbanos en el municipio de Telde.

La primera mentira que ha vendido Eloy Santana, concejal de Limpieza, viene a colación de la noticia que avanzaba a los medios en la que exponía que “el Ayuntamiento de Telde solicitaba al Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 6 de Las Palmas autorización para ejecución forzosa de la incautación de la maquinaria del servicio de Limpieza y Recogida de Residuos que FCC no ha revertido a la Institución tras la anulación del contrato en cumplimiento de una sentencia de esta misma sala”. O sea, lo que el concejal de Limpieza pretende reflejar, es que el municipio está sucio porque Fomento no devuelve una maquinaria vital para este cometido.

La cuestión esencial que debemos traer a colación es que el contrato de prestación del servicio público de limpieza viaria, playas, recogida de residuos urbanos en Telde, ha sido adjudicado a la entidad UTE Sufi, SA-Hermanos Santana Cazorla SL por el Ayuntamiento de Telde en el contexto de la ejecución de la sentencia de 17 de octubre de 2014 Como consecuencia de la misma, el Ayuntamiento de Telde acordó declarar nulo el contrato que había suscrito con Fomento de Construcciones y Contratas SA (FCC). Esta nulidad tuvo su causa exclusivamente en cuestiones derivadas de la tramitación de la licitación y no en vicios de la oferta de FCC o incumplimientos de ésta.

La adjudicación en favor de la UTE, aunque materializada en el marco de un procedimiento de ejecución forzosa, tiene por objeto la oferta que dicha licitadora presentó en su momento, y por ende, el Contrato que se formalizó el 29 de noviembre de 2019 ha venido a dotar de efectividad las obligaciones a las que la UTE se comprometió con la presentación de su oferta. A mayor abundamiento, esta realidad jurídica encuentra mayor refrendo en el hecho de que el Contrato se ha adjudicado a dicha licitadora por la totalidad del plazo original, es decir, quince años más dos años de prórroga.

Esto supone que la UTE debe prestar el servicio en los términos en los que lo ofreció, ejecutando las inversiones a las que se hubiera obligado y de forma totalmente separada del diseño que en su día había planteado FCC y de igual manera sin depender para ello de los medios materiales que FCC puso a disposición del servicio durante el periodo que fue adjudicataria del servicio hasta la declaración de nulidad de dicha actuación.

Este hecho de gran trascendencia jurídica para determinar el alcance de las obligaciones del actual contratista y de FCC como desposeída del servicio, está siendo aparentemente ignorado por el Ayuntamiento de Telde. Este Ayuntamiento cuando elaboró los pliegos para la prestación del servicio, no tuvo en cuenta los vehículos ni otros medios materiales propiedad de FCC y puestos a disposición por ésta empresa en la prestación del servicio, e igualmente, cuando la UTE presentó su oferta, no partía de la existencia o del derecho al uso de los vehículos con los que ahora pretende prestar el servicio.

Es la actual prestataria del servicio la que debe ejecutar el plan de inversiones al que se comprometió y poner a disposición del Ayuntamiento los camiones, vehículos y demás bienes materiales recogidos en su oferta. Recordemos que según los pliegos, dichos vehículos, equipos y bienes materiales deben ser de nueva adquisición por la UTE. De este modo, es evidente que el único obligado a suministrar camiones a este Ayuntamiento es la UTE y no FCC que en puridad no mantiene vínculo contractual alguno con esta Administración en relación a este servicio.

Es evidente que el Ayuntamiento de Telde está permitiendo incumplimientos esenciales de las obligaciones del Contrato por parte del actual contratista que están afectando a la calidad del servicio que reciben los ciudadanos. No es a FCC a quien deben requerir ningún activo material, es una flagrante mentira del concejal de Limpieza, Eloy Santana, y sus compañeros de gobierno. En su momento FCC revirtió (pendientes de la liquidación) los contenedores y papeleras ya ubicados en la vía con la única finalidad de facilitar la transición y evitar un perjuicio para la ciudadanía.

No es admisible que el Ayuntamiento de Telde mienta responsabilizando a FCC de la actual situación en la que se encuentra el municipio de Telde por los incumplimientos esenciales y reiterados en la prestación del servicio público de limpieza viaria, playas, recogida de residuos urbanos en Telde por parte del actual concesionario, la UTE Sufi, SA-Hermanos Santana Cazorla SL.

AMPLIACIÓN EN LAS PRÓXIMAS HORAS…

Florentino López Castro

Florentino López Castro

Deja un comentario