viernes, 23 abril, 2021

desde 1990

TELDE E INGENIO INICIAN PASOS PARA ASUMIR EL SERVICIO DE APUNTADORES EN EL AEROPUERTO

Comparte esto:

Los dos ayuntamientos de Telde e Ingenio, que comparten el aeropuerto en sus respectivos territorios municipales, inician ya los pasos, a través de un convenio entre ambos, para tomar el control del servicio de apuntadores de taxis en Gando, desempeñado desde hace años por una cooperativa formada por taxistas de ambos municipios. Las licencias de estas dos localidades son las únicas de la isla que pueden cargar en esta parada sin necesidad de un transfer previo. Y la figura del apuntador es otro taxista elegido por sus propios compañeros que se encarga de controlar, por ejemplo, que las licencias no se salten los turnos. Por esa función cada taxi abona 3,5 euros cada día que les toque turno en Gando.

La pretensión de Telde e Ingenio es que esta prestación, que se antoja vital para la coordinación del servicio de taxis en el aeropuerto, tenga carácter público. El modelo de la cooperativa de apuntadores, de acuerdo a las ordenanzas de ambos ayuntamientos, debía tener carácter provisional, pero por diversas circunstancias hubo que prolongarlo en el tiempo. Las reiteradas denuncias de un grupo de taxistas y un último informe del Cabildo en el que se advertía de que el modelo actual no se ajusta al que está fijado en las ordenanzas han acabado por acelerar el proceso.

Para hacerlo posible, ambas administraciones locales firmarán un convenio interadministrativo en el que se fijan las condiciones del nuevo servicio público. El pleno del Ayuntamiento de Ingenio ya lo aprobó por unanimidad en su sesión de marzo y el de Telde hará lo propio, previsiblemente, en la que tiene previsto celebrar hoy. Al menos está incluido en el orden del día, entre los asuntos por urgencia.

Telde e Ingenio se comprometen a una prestación conjunta del servicio de apuntadores, para lo que se servirán de la empresa pública teldense Fomentas, a la que le encomendarán la gestión directa del nuevo sistema. Como paso previo, los dos ayuntamientos, que se reúnen para estos asuntos en la Comisión Intermunicipal para la Gestión del servicio de Auto-taxis en el Aeropuerto, encargaron un estudio económico-financiero sobre la forma y el coste del servicio.

Elaborado en el último trimestre de 2020, lo fija en 278.589 euros al año, que habrá de ser asumido por las licencias de Telde e Ingenio en una proporción de 60%-40%, por lo que a las de Telde le correspondería hacerse cargo de 167.153 euros, y a las de Ingenio, de 111.435. Dado que el servicio ha de autofinanciarse, los taxis lo pagarán a través de una tasa. Lo más probable es que suba un poco respecto a la que abonan ahora. De 3,5 pasará a 4,5 euros. por turno. De hecho, el siguiente paso, tras la aprobación de este convenio, es que ambos municipios aprueben una ordenanza fiscal en la que se fije esa tasa.

El edil ingeniense de Asuntos Aeroportuarios, Domingo González, quien recalca que esta fórmula ha sido acordada en la comisión intermunicipal con el visto bueno también del sector, subraya que así se dará cobertura legal al sistema que garantiza un buen servicio de taxis en Gando y que redundará en mejoras, como, por ejemplo, la contratación de personal cualificado, que hable idiomas. También aclara que a partir de entonces se podrán fijar sanciones a la licencia que incumpla o no pague.

Los apuntadores se oponen

La cooperativa de apuntadores del aeropuerto, formada por 11 taxistas de los dos municipios, se opone a los pasos dados por los ayuntamientos de Telde e Ingenio para asumir el servicio que presta este colectivo. Argumenta varias razones, entre ellas, que cuenta con el apoyo del 63% de los taxistas, quienes, según el presidente de los apuntadores, Carmelo Martel, firmaron un escrito en su apoyo.

La cooperativa ya informó al Ayuntamiento de Telde de su rechazo a que el servicio de apuntadores lo asuma una empresa municipal. Se lo hizo por medio de un escrito registrado el 11 de diciembre de 2020 en el que le advertían de que estaba tomando una decisión «unilateral» sin someterse a la normativa en vigor. Le recuerdan que hasta ahora la cooperativa ha gestionado el servicio de apuntadores «sin incidencia alguna y con un coste ajustado a los gastos». También le advierten de que «la inmensa mayoría del sector» está en contra de que se sustituya la cooperativa por una empresa porque no solo no supondrá una ventaja respecto al sistema actual, sino que implicará un sobrecoste que, dada la crisis actual, no podrán sobrellevar los taxistas. Además, le hacen ver que carecen de sustento normativo suficiente para activar este cambio porque no se ha creado el órgano intermunicipal en la forma y modo que prevé la normativa. Así las cosas, piden antes un estudio sobre el impacto socioeconómico del cambio en el sector y una consulta a los taxistas.

Canarias7 / Gaumet Florido

Florentino López Castro

Florentino López Castro

Deja un comentario