viernes, 23 abril, 2021

desde 1990

“Ha pasado un año y seguimos resistiendo”

Comparte esto:

Creo que la mayoría de nosotros, cuando hace un año nos asomábamos a nuestras terrazas para agradecer a los intervinientes en forma de aplausos sus esfuerzos en la lucha contra la pandemia del SARS-Cov-2, no pensábamos que un año después íbamos a seguir luchando contra el virus para conseguir esa ´nueva normalidad´ que, de forma prematura e irracional, nos vaticinaron nuestros gobernantes y algunos científicos amancebados con ellos.

Ha pasado un año en el que hemos aprendido mucho del SARS-Cov-2, de su estructura, de sus mutaciones, de su transmisión…Pero también hemos aprendido que el mundo es un patio de vecinos, y que las desgracias que ocurren en cualquier lugar remoto de la Tierra, debido al fenómeno de la globalización, más temprano que tarde, también nos afectará a nosotros.

Durante este año hemos intentado mantener el ´distanciamiento social´, o, mejor, la distancia interpersonal. Pero también hemos aprendido nuevas formas de expresar y encauzar nuestros sentimientos, nuestros apegos, hacia los demás, para seguir manteniendo intacta nuestra vital e irrenunciable condición de seres sociales y afectivos por naturaleza.

En este año nos hemos empeñado en aprender biología. Así, nos hemos hecho expertos en ADN, o ácido desoxirribonucleico, en ARNm, o ácido ribonucleico mensajero, en ribosomas, en proteínas…Pero, también este año, hemos aprendido a ser más flexibles, más realistas y más objetivos a la hora de fijarnos nuevas metas, condicionadas por la situación de crisis propiciada por la pandemia.

Claro que sí, que también este año hemos estudiado con entusiasmo nuestro sistema inmunológico y, además, nos hemos formado en vacunas, tanto en las clásicas como en las de nueva generación. Pero también hemos aprendido a ser optimistas, a creer en el ser humano, en su capacidad para resolver los problemas sanitarios, sociales y económicos que esta catástrofe nos ha traído.

En definitiva, ha pasado un año desde que el SARS-Cov-2 irrumpió en nuestras vidas para recordarnos lo frágiles y vulnerables que somos los seres humanos, y las normas de convivencia que hemos establecido entre nosotros. Pero, del mismo modo, ha pasado un año en el que hemos madurado y fortalecido nuestra resiliencia, o la capacidad que tenemos para afrontar y recuperarnos de las situaciones traumáticas que, como el caso de del Covid-19, podamos sufrir durante de nuestra existencia.

José Juan Sosa Rodríguez es psicólogo general sanitario y experto en Psicología de Emergencias y Catástrofes