miércoles, 19 mayo, 2021

desde 1990

“Una sentencia en tela de juicio (IV)”

Comparte esto:

En esta cuarta entrega se desvela con enlaces los despilfarros en pleitos judiciales de Guillermo Reyes, concejal reprobado institucionalmente, que suma nuevos apoyos mediáticos en su última campaña electoral, en la que va a  darlo todo, porque se juega su jubilación,  (tiene 63 años, según dijo en el juicio), para cobrar la pensión  más alta, por lo que se ha rodeado de nuevos mercenarios y voceros, para que le ayuden a seguir engañando a la ciudadanía, en su última campaña electoral, con lo que tendría una vida laboral como concejal de 20 años.

El juicio y la sentencia en tela de juicio del caso Paladín ha servido para demostrar como el concejal querellas se vale de “compañeros” de los medios de comunicación a golpe de talonario para utilizarlo en su doble juego político judicial.

En el caso de TeldeActualidad no solo consigue ponerlo a su servicio, a cambio de aniquilarme y conseguir con las declaraciones de Carmelo Ojeda, darle argumento a la magistrada para que me condene, sino que además logra su sueño, emponzoñar la imagen de independencia y pluralidad del diario digital.

Carmelo Ojeda, entrando en el juego sucio de Guillermo Reyes, no solo se desacredita como persona, como ciudadano y “compañero”, sino también como profesional de la comunicación, poniendo en tela de juicio su independencia y pluralidad. Un compañero de verdad, pacta la retirada conjunta de la querella, no que lo saquen a él, aceptando entre las condiciones para que le retirara la demanda, machacar a su “compañero” facilitando en el juicio declaraciones envenenadas, que no eran necesarias  (el ya estaba fuera de la querella) para conseguir una sentencia condenatoria contra mí, prestándose a la ruindad de Guillermo, pese a que Carmelo Ojeda me ha dicho en multitud de ocasiones que Reyes le decía que no descansaría hasta verme en prisión. Un objetivo perverso con el que ha contado con un nuevo colaborador.

Siento profunda tristeza por los “compañeros” que se han doblegado a Guillermo Reyes, a sus intereses políticos y su objetivo de aniquilarme. No les guardo rencor. Simplemente tomo nota. Mi asombro y perplejidad va en aumento cuando visualizo el vídeo del juicio del “caso Paladín” y revivo como Carmelo Ojeda, que acudía como yo en calidad de acusado, se tira a los brazos de Guillermo Reyes, en el espectáculo de traición mas indigno y humillante que haya sufrido en mi vida. A mí no se me hubiera ocurrido ni durante el juicio, ni tampoco lo haré, exigir la nulidad, por defecto de forma, y descubrir que Carmelo Ojeda se benefició de la justicia gratuita (es para personas que perciba menos de 1000 euros al mes), cuando gana presuntamente, 2.400 euros al mes de pensión por jubilado, además de los ingresos de publicidad de TeldeActualidad.

El concejal querellas se ha vuelto a salir con la suya utilizando a Carmelo Ojeda y por segunda vez a la magistrada, Mónica Oliva. Ya he dicho y diré hasta la extenuación que le deseo al padre de la magistrada, acusado de corrupción política, que no tenga la desgracia de ser juzgado por una magistrada como su hija, que como en el caso de Ildelfonso Jiménez, vulnera presuntamente la presunción de inocencia que yo le otorgo a Carmelo Oliva y sus Derechos Fundamentales. Mónica Oliva no es la primera magistrada que presuntamente utiliza el concejal querellas en su conspiraciones maliciosas políticos judiciales. Yo lo hizo presuntamente con otra magistrada que le costó caro, una imputación

Por mi parte, tras el recurso de apelación a la sentencia condenatoria de Mónica Oliva, ya estoy sustentando el escrito al Consejo General del Poder Judicial para denunciar a la magistrada, solicitando se le abra expediente disciplinario y la expulsión de la carrera judicial, porque tengo plena confianza en la absolución.

En esta madre de todas las batallas que todavía no ha hecho más que comenzar. No solo me estoy defendiendo de un depredador político, sino también de sus mercenarios, “compañeros” de los medios de comunicación, abogados y procuradores en nómina, entre ellas una sobrina de la magistrada, Mónica Oliva, la misma que condenó de forma injusta, con pruebas falsas aportadas presuntamente por Guillermo Reyes, a Ildelfonso Jiménez, que ha quedado absuelto de la condena a 18 meses de prisión y 10 años sin sueldo y trabajo como profesor que le impuso la misma magistrada que me ha condenado, sentencia que fue tumbada con toda contundencia por la Audiencia Provincial de Las Palmas.

Como lo que conviene sucede, esta sentencia condenatoria que he recurrido y que no tengo dudas que revocará la Audiencia Provincial de Las Palmas, no solo va a servir para desenmascarar al concejal querellas en su precampaña electoral, con sus nuevos aliados, sino también para recordar a la ciudadanía que el clan familiar lleva 15 cobrando de las arcas municipales, un largo tiempo en el que no ha dado ni una satisfacción a la ciudadanía, no se le conoce ninguna propuesta o gestión para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, que desde hace 15 años que le estamos pagando sueldos de altos ejecutivos, a los concejales y a su elenco de asesores, (cientos de miles de euros), mas al contrario, lo único que la ciudadanía le debe al grupo político empresarial es, presuntamente, haber dilapidado millones de euros en pleitos judiciales, siendo los beneficiarios entre otros, el mismo abogado que tiene el concejal querellas en su cruzada contra mí, en diferentes demandas (también en el juicio del caso Paladín), y la penúltima querella de Guillermo con su nuevo vocero, Antonio Uche, que se puede ver en la foto, el abogado de Las Palmas que más cara nos ha salido a los contribuyentes,  en el Palacio de Justicia de Telde, a quién los ciudadanos de Telde hemos pagado en solo un año, cientos de miles de euros de nuestros impuestos, más concretamente, a José Mateo Díaz le pagamos 316.575, 34 euros y a su hijo, José Mateo Faura, se llevó calentito ese mismo ejercicio, 152.082.94 euros.

Se da la circunstancia que el despacho de José Mateo solo en el año 2011 cobró de nuestros impuestos la friolera de 266.760 euros, llevándose de la caja del millo el 54% del total pagado de nuestros impuestos a los abogados en ese año.

Por citar tan solo otro pago, de muchos, vengo a recordar que entre otros, el ayuntamiento de Telde pagó el año pasado, a la familia Mateo (padre e hijo) de nuestro impuestos, casi 73.000 euros concretamente, 72.689,40 euros. Ese importe es el que los Mateo  presentaron entre otros muchos al  consistorio para hacer frente a “la defensa y representación del M.I Ayuntamiento de Telde y del concejal, Guillermo Reyes Rodríguez por un presunto delito de prevaricación en el ejercicio de su cargo como primer teniente alcalde y concejal de Ordenación Territorial en relación a la resolución de adjudicación de derecho de las parcelas P1 y P2 de La Mareta”. Un pleito que como casi todos terminó perdiendo el ayuntamiento, con los ya conocidos estropicios económicos, sociales y políticos de su negligencia de siempre.

Es decir, que quién ha venido a la política para, presuntamente servirse a sí mismo y a sus intereses, a sus amigos empresarios y abogados, rehenes de 15 años de inacción y vagancia política, no solo han conseguido crispar y judicializar la vida política, sino que han conseguido llevar a la bancarrota a las arcas municipales. Aporto como dato, que oportunamente desarrollaré, no solo en versión digital, sino impresa, que con esos 5 millones de euros que dilapidaron en pleitos y causas judiciales se pudieran haber mantenido abiertas las Escuelas Infantiles en Telde y por supuesto, hacer frente a los miles de dramas sociales de familias en Telde que se encuentran en el umbral de la pobreza.

Pues bien, el mismo concejal que ha sido reprobado institucionalmente por usar la justicia de forma maliciosa y torciera contra la ciudadanía, con el dinero de todos los contribuyentes, quiere volver a engañar otros 4 años a esos mismos ciudadanos y seguir arruinando a la ciudad. Como le ha ido bien engañando a Telde, ahora quiere engañar a la isla, de la que se quiere erigir en salvador, en una campaña electoral que se presagia dura y cruel, al ser la última a que se presentará, ya que Guillermo Reyes se juega su jubilación con la paga más alta (tiene 63 años, según confesó en el juicio), con lo que aspira a consumar 20 años de parasitismo político, para ello ya viene contando con la complicidad y colaboración de canales de televisión, emisoras de radios, y diarios digitales con los que va sumando apoyos con su elenco de mercenarios de la comunicación, presuntamente a su servicio, dispuestos a trabajar a sueldo con el concejal querellas para conseguir su objetivo, eliminar a quién sea un obstáculo y amenazar y chantajear a los medios de información, que no se doblegan al concejal querellas, como ha sido el caso, en primer lugar de Onda Guanche y en la actualidad el diario digital, Teldeenfiestas.com

(*) Manuel Ramón Santana, natural de Telde es profesor especialista en Educación Especial, (Universidad de Burgos)

Florentino López Castro

Florentino López Castro

Deja un comentario